Posteado por: Gayskeptic | agosto 28, 2009

¡Prozac con Cocal-Cola, por favor!

La "Familia" Garrido... de msnbc.com

La "Familia" Garrido... de msnbc.com

Yo no sé si sea que genéticamente hay algo malo en gringolandia o sea simplemente un artefacto de la exposición mediática de la propia sociedad gringa. El chiste es que o todos son bipolares, o tienen problemas de alergias, hipersensibilidades, adicciones o de plano están bien fregados de la cabeza.

Caso en punto, Phillip Garrido y su esposa Nancy. No es la típica pareja de las series telenoveleras cursis del Hallmark Channel. El estaba registrado en la base de datos de depredadores sexuales y llevaban viviendo en Concord, California ya un buen rato. Los vecinos no tenían queja de él y lo consideran un hombre religioso, respetuoso de la ley y temeroso de Dios.

Justamente en su papel de fanático religioso es que Garrido fue a la Universidad de California en Bekeley a repartir propaganda religiosa. No que eso tenga mucha mella en la población universitaria, pero su presencia si despertó la curiosidad de un oficial de policía quien le pidió su identificación. Al cotejar la identificación en la computadora de su patrulla, el oficial descubrió que Garrido tenía un historial de agresión sexual y que estaba en libertad bajo palabra y que por ende, no podía acercarse a cualquier escuela en general. Acto seguido, lo citó para que se presentara a comparecer a la comisaría en Concord al día siguiente.

Garrido asistió puntual a su cita, pero no fue solo. Lo acompañaban su esposa Nancy y otras tres personas: Una mujer de 29 años y dos menores, una de 15 y otra de 11 años de edad. La mujer se identificó como Elisa, sin embargo la presencia de esa mujer despertó aún más curiosidad y pronto la sorpresa fue de mayor a espectacular.

19 años antes, Jaycee Dugard fue secuestrada de camino a la parada del camión que la llevaría a la escuela por dos personas que viajaban en una camioneta, ante la mirada de su padrastro, quien rápidamente se convirtió en el objeto de las sospechas de todo mundo, como suele suceder en los cuentos de hadas, donde el padrastro/madrastra siempre son los malos.

La niña nunca fue encontrada y el padrastro nunca se quitó el velo de la sospecha de encima… Hasta ayer que la policía finalmente arrestó a Phillp Garrido y a su esposa por el secuestro de Elisa, quien resultó ser Jaycee Dugard.

Tras ser secuestrada, Phillip usó a Jaycee como su esclava sexual personal, alojándola en una tras casa tan oculta que ni siquiera sus vecinos sabían que existía.

El giro realmente repugnante se dá cuando la propia Jaycee admite que las dos menores son sus hijas y que el padre es Phillip Garrido… Ninguno de los tres fue a la escuela o al doctor durante los 19 años que duró su cautiverio, pero aparentemente tenían una vida muy sana, desde el punto de vista religioso, claro está…

Jaycee es de los poquísimos casos en los que el secuestro de un menor termina así de bien, la mayoría termina con el hallazgo de un cadáver unos días después del rapto. Simplemente basta con ver la nota roja de los períodicos o los programas de Greta Van Susteren o Nancy Grace que escencialmente dependen de esas tragedias familiares tan vergonzósamente comunes en los Estados Unidos.

Si… Los gringos, por lo menos muchos de ellos, están realmente fregados de la cabeza… y la muestra sugiere que entre más locos, más apegados a la religión están…

Ah si… ¡Feliz viernes! jejejeje

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: