Posteado por: Gayskeptic | julio 17, 2009

Un Gran Salto… Día 2

Tomado de svengrahn.pp.se

Tomado de svengrahn.pp.se

Desde el inicio de los programas espaciales tanto gringo, como soviético, ambos lados se dedicaron a curiosear los logros y avances del otro bando. Después de todo la Guerra Fría era más una guerra de egos que de ideologías y el mantener una buena imagen era tan o más importante que demostrar la validez del sistema ideológico preferido.

Tanto la NASA, como la CIA y la NSC del lado gringo, como la KGB y la propia Agencia Espacial Soviética del lado ruso se dedicaban a oir los avances del lado opuesto. Antes de cada lanzamiento se publicaban rutinariamente las frecuencias en las que las transmisiones del control de misión podrían ser monitoreadas.

Tal cortesía la iniciaron los rusos para presumir primero del vuelo del Sputnik 1 y luego del vuelo de Yuri Gagarin en el Vostok 1. Los rusos lejos de mantener en secreto el asunto, se aseguraron que todos supieran de estos vuelos y así demostrar la superioridad del Paraíso de los Trabajadores.

Con la transmisión de la telemetría del Sputnik 1, los hermanos Achille y Giovanni Judica-Cordiglia, jóvenes ingenieros italianos quedaron maravillados y en cuestión de meses habían armado una estación de recepción que era la envidia de cualquier radio aficionado. Con este equipo, los hermanos monitorearon y grabaron practicamente todos los lanzamientos soviéticos y estadounidenses desde los 50´s hasta las misiones de Gagarin, Valentina Tereskova y más allá.

Achille y Giovanni estaban versados en las minucias del diexismo (la radio afición, pues) y podían determinar el origen de la transminsión, pero lo más sorprendente es que podían medir el efecto Doppler causado por la velocidad radial de las cápsulas mientras orbitaban la Tierra o incluso alejándose de ella, como fue el caso de las misiones Apollo y Lunik.

Esas mismas minucias fueron las que convencieron a los aficionados y sobre todo a la Agencia Espacial Soviética y a la KGB de que en verdad una cápsula tripulada por tres hombres se alejaba de la Tierra en dirección a la Luna aquel 17 de julio de 1969.

Por lo que se refiere a los hermanos Judica-Cordiglia sus grabaciones de las misiones espaciales, sobre todo las soviéticas son legendarias. Sin embargo sus nombres se asocian generalmente con la famosa “controversia” de los cosmonautas perdidos en el espacio.

Incluso se afirma que grabaron a un astronauta ruso agonizante en ruta de escape de la Tierra para supuestamente, nunca regresar. También se les adjudica la grabación de una cosmonauta anterior a la Tereskova, mientras trata de reingresar a la atmósfera terrestre en un ángulo demasiado agudo, por lo que de hecho, la estaríamos escuchando unos segundos antes de morir calcinada.

Brian Dunning en su blog Skeptoid trata el asunto con la minuciosidad y sarcasmo que lo caracterizan, en el que quizá es uno de los mejores episodios de la serie.

Mañana es el tercer día de la misión con básicamente, Newton en la silla del Piloto, como luego lo describiría James Lovell, quien por cierto, formaba parte de la tripulación de respaldo del Apollo 11.

Anuncios

Responses

  1. Está muy lindo el artículo.

    Nomás pasaba para que sepas que al menos tenés un lector 🙂


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: