Posteado por: Gayskeptic | junio 22, 2009

Debajo del Arcoiris

Somewhere over the rainbow!

Somewhere under the rainbow!

Si existiera dios, sería fácil pensar que no sólo no quiere a la comunidad LGBT, sino que de plano la odia. El pasado sábado 20 de junio, como cada 3er. sábado de junio desde hace 31 años, se celebró el tradicional circo en que se ha convertido la Marcha del Orgullo.

Como todos los años, aparte de los contingentes organizados, se juntaron las que antes eran conocidas como banqueteras, comadres que aún encuentran el clóset cómodo y acogedor. Pero este año yo lo vi diferente, en parte porque hace ya 15 años que no me paraba por ahi. Lo que vi distinto fue que la separación física entre banqueteras y contingentes desapareció casi desde el momento en que el desfile comenzo. !Y así es como me gustan las cosas!

Este año fui, principalmente porque mis amigos de eRadio me invitaron. !Y qué sábado pasé!

Por principio mi posición sobre las marchas consta aquí mismo en mi blog y ésta en específico no es la excepción. Salvo un detalle, ésta ya trascendió abrumdoramente a sus organizadores y adquirió vida propia. Cierto es que esta marcha al igual que todas no resulta en absolutamente ningún avance en la percepción pública y oficial del joterío (o para el efecto de la causa que originó la marcha).

El sábado simplemente fue otra marcha con el efecto de shock de siempre: Familias escandalizadas en los camellones de Reforma, choferes atrapados, enojados y más porque “pinches jotas, que se mueran!”, bla, bla, bla.

Pero entonces ocurrió algo: Llovió. Cada año llueve en la marcha, como dije, señal de que el inexistente nos odia, pero este año granizó!! Y a partir de ahi, la marcha se hizo lo que debió ser siempre, caótica y divertida.

Los trailers con paso lo más acelerado que se podía y las musculocas encima de ellos cubriéndose como podían, a excepción de las tachadas de cierta disco de ambiente que, a pesar de estar semi-encueradas, seguían bailando al ritmo de una música inexistente.

La enorme bandera del arcoiris que aparecio por cortesía de algún partido político (ver foto), sirvió de paraguas temporal para cuanta comadre cupo debajo de ella y 60 metros de bandera refugian a muchas que corrían mientras gritaban en el rango de coloratura, mientras esquivaban a la comadre de adelante, los charcos de abajo y la comadre que venía atrás.

Para colmo, la policía decidió dejar que el tráfico normal de Reforma se mezclara con la retaguardia de la marcha, complicando aún más el caos.

El inexistente sólo omitió enviar rayos del lado de Reforma por el que circuló la Marcha y un buen tornado en el Zócalo.

Nada de eso pasó afortunadamente, pero esas conspiraron para que esa marcha fuera memorable en extremo y nos puso de humor a todos los que ahi estuvimos para una larga noche de fiesta con amigos de siempre y nuevos amigos que hice bajo el granizo.

Anuncios

Responses

  1. Jajajaja, este año yo queria asistir, pero los caminos de la ciencia son misteriosos… y estoy en tuxpan jajaja 😛

    Bno que chido que te divertiste viendo como el universo conspiraba contrala marcha (algo debe significa, no sé que… pero algo!)

    Zás sigale escribiendo. Ciao!!

  2. horacioooooooooooo deberia golperate por hablar asi de las lokas jajajajajajaja, pero no lo hare porque tu retalo es divertida y en verdad no pude dejar de reir mientras lo leia.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: