Posteado por: Gayskeptic | julio 31, 2008

Si Nazco pa´ Gay, del Cielo me Caen los Prada?

En un ambiente científico en donde existen debates que son inventados por campamentos ideológicos firmemente atrincherados (vacunar o no vacunar, por ejemplo), hay uno que en realidad lo sigue siendo a la fecha, a pesar de que en ambos bandos hay opiniones no científicas al respecto.

La controversia en realidad fue iniciada por el lado religioso del debate. La Biblia en Levítico, Capítulo 20, Versículo 13 claramente condena: “Si alguien se acuesta con varón, como se hace con mujer, ambos han cometido abominación:  morirán sin remedio; su sangre caerá sobre ellos”

http://www.vicariadepastoral.org.mx/sagrada_escritura/biblia/antiguo_testamento/03_levitico_04.htm#cap16

Que implica claramente que la homosexualidad se trata de una cuestión de decisión personal, es decir, la homosexualidad es una convicción que, al igual que cualquier otra ideología puede ser adoptada o abandonada a voluntad. La Biblia sugiere que es mejor no adoptarla a riesgo de desatar la ira divina.

Los griegos, por otro lado, consideraban la homosexualidad como algo divino (¿Quién soy yo para negar a los padres de la ciencia?), implicando que se trata de una característica con la que se nace, o lo que es lo mismo, la jota nace, no se hace.

Así pues, las semillas del debate se sentaron ya hace algunos miles de años y la cuestión no pasó de ser sustentada con fundamentos ideológicos y la sociedad occidental, que en mucho es mezcla de los dos lados del debate osciló entre la tolerancia y la masacre… Infortunadamente, durante este proceso nunca regresamos a nivel de ser semidioses.

En realiadad este debate llegó a nivel científico sólo hasta finales del siglo pasado con la invención y descubrimiento de herramientas de investigación biológica adecuadas al caso, pero las mismas voces ideológicas y pasionales no han dejado de estar detrás del debate.

Así que bueno… según la ciencia, ¿La homosexualidad es cuestión de genética o de ambiente?

Para los psicólogos el asunto es cuestión resultante de un mero desorden mental (http://allpsych.com/journal/homosexuality.html).

La existencia documentada de parejas homosexuales en diversas especies animales sugiere que en verdad la homosexualidad es cuestión de “cableado”, es decir que los que nacemos siendo homosexuales al llegar a la adolescencia simplemente despertamos a la homosexualidad.

Las primeras experiencias sexuales entre homosexuales suelen ocurrir más tarde que las contrapartes heterosexuales, y eso es claramente a consecuencia de factores ambientales. Aunque actualmente las sociedades urbanas son más tolerantes, aún se requiere de estómago y valemadrismo para ir de la mano con el marido por la calle. Y aún en privado, la primera relación homosexual tiene que sobreponerse a enormes cantidades de culpa, signo claro de factores ambientales.

Por esto es que en lo personal, tiendo a pensar que la únca contribución del ambiente a la homosexualidad es determinar qué tan enclosetado vas a estar.

El llamado “gen gay” se hizo pues el santo grial de los que, como yo, creemos que la homosexualidad es cuestión genética o fisiológic

Trabajos como éste de Hamer, et al. (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/8332896?dopt=Abstract) sugieren la existencia de tal gen. Algunos trabajos incluso llegan tan lejos como sugerir la posible localización de tal cosa (http://www.bio.davidson.edu/Courses/genomics/2002/Pierce/gaygene.htm).

Hay también quien dice que es cuestión mixta (http://www.utexas.edu/courses/bio301d/Topics/Gay/Text.html), pero el punto a final de cuentas es que ambas posiciones requieren un factor biológico presente para que la homosexualidad se dé.

Los que pregonan la idea de que la homosexualidad es cuestión puramente ambiental suelen estar atrincherados en conceptos más ideológicos que científicos. La evidencia a la fecha los desmiente, sin embargo, como cualquier ideólogo, este sector del debate es impermeable a la evidencia.

¿De qué carajos le puede servir a alguien sostener una posición insostenible de acuerdo a la evidencia?

Bueno, en el caso del debate de la raíz de la homosexualidad, esta posición le es útil a religiones, cultos y vendedores de pócimas mágicas. A todos estos les sirve para vender terapias, grupos de apoyo y “curas” para la homosexualidad. A continuación algunos ejemplos de esta posición. Tengo que advertir que estos sites realmente son repugnantes:

http://www.bettybowers.com/bashstart.html
http://www.narth.com/index.html

EL miedo vende y ciertamente el homosexual creyente es fácil presa de estos grupos, sobre todo después de leer amenazas como las que tan a la ligera ofrece la Biblia. Por cierto, si los cristianos vivieran bajo esos estándares y si se aplicaran los castigos que sugiere Levítico, este mundo estaría deshabitado hace mucho. Y los que quedaran serían ciertamente un grupo de gente con el que no me gustaría convivir en lo absoluto.

Anuncios

Responses

  1. Voy a hablar (escribir) sin pelos en la lengua, como hago siempre. Te voy a hablar de la parte de la comunidad gay que tolero y de la que no tolero. Ser gay no me parece “malo” (bueno, creo que ya sabemos todos que no existe tal cosa como lo “malo” y lo “bueno” en un sentido de moralidad divina).

    No tengo una opinión tajante sobre la posibilidad de que los gays “nazcan” o “se hagan”. Creo que hay un poco de ambas. Ciertamente, creo que lo que resulta determinante es la primera experiencia sexual, y aquí barajamos la posibilidad de que “se hagan”. Pero tampoco podemos descartar que “nazcan”, siendo el ser humano un animal con una gran cantidad de desarreglos en materia sexual (único animal cuya hembra tiene orgasmos según tengo entendido; único animal que no tiene sexo para reproducirse sino por diversión; único animal que no tiene un período de celo bien marcado; único animal que tiene “fantasías”; único animal que posee, aún dentro del heterosexualismo, diversidad sexual).

    La homosexualidad me parece horrible si me pongo a pensar en algo íntimo entre dos hombres; pero también me parece igual de feo si pienso que hay algún joven que prefiere octogenarias; o si alguien come milanesas de berenjena.

    Y pongo lo de las berenjenas para justamente sacar el hilo de los paradigmas habituales, porque es lo mismo: es un gusto personal.
    ¿Le diría a alguien que se aleje, que vaya a comer milanesas de berenjena a otro lado? Sí. Y de igual forma, creo que no soportaría a dos hombres apretando en el colectivo en el asiento de al lado mío.
    ¿Perseguiría y mataría a alguien por comer milanesas de berenjena? Nunca. ¿Por qué acaso no tolerar a los que eligen llevar su intimidad de forma distinta? ¿Cuál es la lógica de maltratar al diferente?

    Soy consciente, a la vez, de que muchas de las personas que uno puede admirar son gays (se me viene a la mente Freddy Mercury), y muchos pueden serlo aunque uno no lo sepa. Si uno no admira la masculinidad de alguien, sino sus trabajos; ¿por qué dejar de admirarlo cuando sabemos que no son tan masculinos? ¿el que odia a los gays es porque le gustan los hombres masculinos, y es en cierta forma, gay?

    Es por eso que, por no tener un interés directo en esa persona, me resultan indiferentes sus preferencias sexuales, así como tampoco me importa su gusto de helado preferido.

    Lo que sí me resulta imbancable, es toda la parafernalia y el colorido que vienen adosados muchas veces con tal elección sexual. Está bien, sos gay, ¿pero qué tiene que ver eso con pintarte las uñas y hablar a los gritos con voz finita? ¿No podés vestir con traje como todos los demás en la oficina? No me gusta que a veces las personas tengan tal necesidad de atención. Eso no me gusta en nadie, sea cual sea su elección sexual. Me molestan más los metrosexuales que los homosexuales. Y si hay algo bueno de los hombres es que no histeriqueamos… ¿y le van a copiar el histeriqueo a las mujeres?
    Soy muy prejuicioso, y muy cuadrado. Acepto que alguien haga lo que quiera en su intimidad, pero no me gustan los hombres vestidos de mujeres en las calles. ¿Por estética? Sí, pero además porque esa ropa es funcional a otro cuerpo. Cuánta incomodidad con tal de llamar la atención.

    Volviendo a tus escritos, parecés preocupado por tu elección (algo que solo a vos te incumbe), y preocupado de lo que diga ese libro de m—– (y tengo la impresión de que vos no sos así).
    Si es por ese libro, somos inmundos todos los que hayamos probado jamón; y según la susodicha compilación “literaria” (y creo que hasta eso es elevarle el nivel) está mal tu elección pero está bien que Abraham tenga relaciones con su hermana.

    Bueno, amigo, un abrazo fuerte y espero tu réplica.

  2. n realidad yo comulgo con la idea de que en esencia se nace siendo homosexual es simplemente un cableado anómalo que al parecer se da entre el 9 y 11% de la población: Me parece que el factor biológico debe estar presente. Como digo, el santo grial aquí de esa posición es descubrir con certeza la existencia del llamado gen gay o genes gay en todo caso. Su existencia se ha sugerido desde un viejo estudio de hace años (del que no tengo referencia a la mano) de una población de gaviotas en San Francisco en la que se detectaron parejas homosexuales.

    Más recientemente están dos parejas homsexuales de pingüinos en sendos zoologicos. Pienso que la evidencia observacional es o suficientemente sólida cmo para que se hgan estudios serios en busca de este factor genético.

    Platicando con Jim no hace mucho, comentábamos la posibilidad de que haya un factor endocrnológico, cosa que es muy posible sin la intervención de un factor genético (no estoy muy seguro de esto). En ese caso estaríamos hablando de algo que bordearía un aspecto patológico.

    Bien hasta ahi. Ahora bien, en realidad estoy muy a gusto con quien soy, la referencia bíblica simplemente la anoté como ejemplo de la ppostura de que quien es homosexual lo es por elección, cosa con la que no estoy nada de acuerdo. Y como bien dices, si viviéramos todos bajos los abominables estándares del Levítico no habría ya ni siquiera verdugos!!

    Por cierto hay un site buenísimo que por desgracia hace algún tiempo que no se actualiza que es http://www.evilbible.com que cita en el ontexto actual muchas citas bíblicas conveniente olvidadas por los fanáticos religiosos. Date una vuelta cuando puedas, te mueres de la risa!!

    Aquí entre nos, a mi no me laten ni me atraen las u en México llamamos “vestidas” y definitivamente me molestan las estridencias qu e ven, por ejemplo en la marcha anual del Orgullo Gay, que más que marcha se ha convertido en una bacanal que nada tiene que ver con la búsqueda de igualdades, etc etc.

    Yo sería más o menos del grupo conservador no me identifico mucho con la izquieda mexicana actual que tiene más afán de protagonismo que de avance de la población en gneral. Obviamente la derecha mexicana es recalcitrante e intolerante a más no poder. Al igual que las derechas a nivel mundial.

    No me visto de traje en la oficina porque mucho de mi chamba implica estar arreglando cableados y cargar equipo de cómputo, pero tampoco voy realmente estridente. Mi unifrme son jeans, camisa y chamarra cuando lo amerite, que con el clima que hay por acá, es prácticamente diario!

    A final de cuenta terminaremos encontrando (en tanto avance la investigación biológica al respecto) que la homosexualidad si requiere ambos vectores, el genético y el ambiental. Y como bien dices la reputación de una persona se juzga en cuanto a sus acciones y no viceversa. En mi caso, simplemente soy un empleado gubernamental que es escéptico y que coincidentemente es homosexual.

    Saludos!!!

  3. Tema duro y peliagudo mi querido Horacio… y de los pocos en los que prefiero no entrarle mucho, así que prometo ser “breve y superficial”:

    Tienes mi apoyo y mi respeto por supuesto, en el sentido de que es una elección que has hecho y creo que tienes toda la libertad de hacerla, de intentar ser feliz así y de sentirte pleno en la vida así. Como dirían por ahí: anything that´ll serve you well will do just fine…

    Por lo demás me es difícil tomar una posición al respecto de si ser gay es algo con lo que uno nace o no; a veces creo que sí, a veces creo que no, casi todo el tiempo creo que no lo se en realidad, por lo que entonces prefiero no echarle mucha leña al fuego en estos menesteres. Buen artículo, duro, complejo y definitivamente polémico – so what? es tu blog, aquí es tu opinión la que manda 😉

    Creo que lo que más disfruté fueron las páginas de estos ultraderechistas “cura-gays”… de verdad sabía (por otros amigos que tengo que son gays) que existían cosas realmente así de aberrantes, pero no había visto un website así en mi vida. Es realmente espeluznante y me hizo recordar toda la parafarnalia anti-semítica de Alemania en los 30s.

    Realmente dudo que a Dios le importe mucho si alguien es gay. Por una parte hay heterosexuales capaces de cometer atrocidades indecibles (y hablando sólo en términos de manejo de la sexualidad) y por otra… (ahi voy con la blasfemia pues) si Dios es un ser asexual, dudo que le importe un bledo la sexualidad entonces… y si es un ser sexuado (aún más improbable) entonces también tendrá una PREFERENCIA ¿no?

    … Al final del día por algo se llama “elección”.

    –––––––––––––––––––––––––––––––

    PD. Te tengo un regalito, así que mándamen un correo para que te lo pueda enviar: green@vyaard.com

  4. alguna vez conversamos que mi tendencia era mas bien homofobica por nurture, pero en terapias me deshice de mi intolerancia. gracias a eso me he permitido conocer a muchos gays (que estimo muchisimo), con esa decision muy personal. incluso dos de ellos han revertido su decision, uno ya no frecuenta, y el otro esta por casarse con una pelada que ya quisiera yo en mi curriculum.
    ademas, otros amigos gays que conozco, son felices con su vida. asi que creo tener suficiente informacion para poder decir que los hay de todo. no es irreversible, se adaptan e incluso se sienten bien consigo mismo, y yo por mi lado, ya no lo veo como algo censurable.
    aun asi, mi conviccion es que es nurture nor nature
    en algun momento decisivo, se pudo dar vuelta atras, pero se decidio con el corazon en vez de la razon, valiente decision sin lugar a dudas.

    saludos, horacio.

  5. Vaya!!

    muy buena investigación Horacio!!

    la verdad, sin tener los méritos científicos para hablar al respecto, me atrevo a decir que la razón de la homosexualidad es tanto genética como de decisión…

    por que me atrevo a afirmar esto?… simple experiencia observacional…

    existen personas homosexuales que son evidentemente afeminados, estos son los que considero homosexuales por cuestiones hormonales…

    existen otros que actúan igual que un heterosexual, pero su preferencia es por su mismo sexo, para éstos diría que hay un factor genético (problema de cableado) y una elección de serlo

    también están los bisexuales… pueden tener o no el cableado cruzado, y finalmente eligen jugar para ambos equipos…

    finalmente están los homosexuales guardados con llave… (enclosetados completamente), pueden tener los cables cruzados, pero eligen no dejarse llevar por sus impulsos… pero en contraste, existen los homosexuales hechos, estos últimos con seguridad no tienen los cables cruzados, pero al ser de mente abierta y tener una experiencia homosexual, deciden sguier por este camino…

    lo único de lo que estoy seguro, es que la sexualidad del ser humano es tan compleja como su misma racionalidad…. el día que logremos entender por completo el cerebro humano, podremos explicar la razón del comportamiento homosexual.

    amor y paz!!

  6. ¡Ya decía yo que estos usuarios de YR no nomás se la pasaban ingeniando cómo aventar pastelazos a los que preguntan si el hombre llegó o no a la luna! (o diciendo que qué tiene tienen que ver mis preguntas allí). Pues, Horacio, como yo comulgo en tu misma capilla, me es cínicamente imposible hablar mal de la homosexualidad. Trataré de ser lo más subjetivo posible.
    Si el blog pretende ser cientificista, es lógico que el tema de las causas de la vida en rosa sean controvertidas, y que sea, precisamente, EL TEMA. Que si el gen o el ambiente, etc. Mi conclusión personal es que uno no elige la preferencia, lo que eliges es vivir o no la sexualidad. Yo no sé si me lo pegaron, si me lo heredaron o si se me ocurrió un día que me gustara la comida china o la música de The Beatles (¿o porqué no salir del ncclóset y decir que me gustan The Bukis?). No sé, y realmente no me interesa tanto, no elegí que me gustaran, lo que elegí es incorporarlos a mi vida. Lo que se permite uno vivir es más fuerte que lo que eres por “naturaleza”.

    En el fondo, uno no sale del clóset públicamente, por evitar que te molesten, o por evitarles sufrimientos a los miembros antigüistas de la familia. ¿Por qué? Porque a uno no le agrada ser el objeto de una gran cantidad de chistes donde la loca es la punta de lanza de la vergüenza masculina, o que le des asco a la gente, o visualizarte solo, muerto de VIH y lamido por los perros. Ese lado opuesto catárquico que tanto se critica, el de los estrafalario y multicolor, todo el plumerío, no es más que una representación social de lo opuesto. Yo no soy así ni (creo) me fijaría en alguien así, pero los admito como una forma más de vida, porque existen tanto los patos negros como los quetzales o los tucanes. Ese polémico orgullo gay lo entiendo reductiblemente al sólo hecho de no tener vergüenza de ser así.

    Cuando el tema de la homosexualidad salga de la agenda mental, preocupados por justificar lo que a primera vista es anormal (no hay ningún argumento más aplastante que ser minoría), o de la agenda social, diagnosticando si somos o no seres humanos de segunda, nosotros mismos y la humanidad daremos un buen avance. Más breve: cuando dejemos de preocuparnos de los motivos por acostarnos con quienes nos acostemos, seremos más felices (o cuando menos, y ay es mucha ganancia, no seremos infelices por esa causa). Yo lo que creo es que a estas alturas del partido, más que una “patología”, clasificación o “tratamiento” a la homosexualidad, lo que debe pensarse es el estado de derecho. Dijo la brillante Alaska “Me importa más que me respetes a que me ames” (¡wow!). Me vale madre si te gusta o no que sea homosexual, lo que no me vale madre es que me disminuyas mis derechos. Mi pareja no tiene seguro, yo sí tengo, pero como somos jotas, no hay seguro para mi pareja; pero en cambio, no me preguntan en un supermercado “¿Usted es gay?, si lo es para no cobrarle impuestos”. Ya no es un asunto de laboratorio sino de cámaras legislativas, no me quiero sentir dentro de un tubo de probeta sino en una marcha de exigencia.

    Remate: Moe, el cantinero de Los Simpson, al modo amargo, criticando a los ricos, le dijo a Homero “¡Esos ricos, siempre piensan que son felices; nacen siendo felices y se mueren siendo felices, pero en realidad nunca fueron felices!” Para mí, es más importante lo que creemos nosotros que somos que lo que los demás dicen que somos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: